El color de la infusión de un té negro es ambar o rojiza, así que, el término correcto para clasificar esta categoría, es el originario de China: ROJO. Conocido por sus propiedades prebióticas, mejora el funcionamiento hepático e intestinal.
Nos interesa por su licor denso y profundo, con aromas a frutas maduras, especias, con notas málticas y cacaos.