El agua, la madre del té

Por |2024-04-16T14:55:49+01:00marzo 24th, 2024|Cuenta con nosotros, Cultura, Eventos, , Venta de té|

El elemento

Dentro de la cultura del té uno de los cinco elementos más destacados y de mayor importancia en el resultado final de esta bebida, es el agua. Un mal agua puede estropear la mejor de las hojas y dar malas tazas de té, afecta directamente a las propiedades sensoriales, ya que es el ingrediente principal que domina sobre la disolución de las hojas proporcionando una infusión equilibrada, sabrosa o por lo contrario estridente o apagada.

Cualidades

A parte de H2O,  el agua se compone de minerales que aportan densidad y sabor.

Los minerales más abundantes son:

Calcio, magnesio, sodio, potasio, azufre ….y otro tipo de residuales junto con el cloro, que son los que determinarán la dureza del agua, su capacidad amortiguadora o forma de transformar el PH.

Preparación para una taza de té óptima

 Para preparar una excelente taza de té, es crucial tener en cuenta varias cualidades del agua:

  •  PUREZA: El agua debe ser pura, sin cloro ni aromas que puedan interferir con el sabor del té. Si la calidad del agua no es buena, es recomendable, usar agua embotellada, algunos filtros eliminan residual pero no garantizan que sea optima para el té.
  •  DUREZA: El agua dura puede hacer que el té tenga un sabor amargo. Es importante tener en cuenta la dureza del agua, que está determinada por la cantidad de minerales como el calcio y el magnesio.
  • PH: El agua ideal para la preparación del té debe tener un pH entre 6,5 y 6,8. Este nivel de pH permite obtener una infusión equilibrada y sabrosa.
  • TEMPERATURA: La temperatura del agua también es crucial. Diferentes tés requieren diferentes temperaturas de agua para liberar adecuadamente sus sabores y aromas.
  •  TIEMPO DE INFUSIÓN: Cada tipo de té tiene un tiempo de infusión óptimo que permite extraer el mejor sabor sin liberar demasiados componentes amargos.Cuanto más tiempo se deja reposar un té, mayor es el nivel de componentes amargos del té. (cafeína y polifenoles) liberados en el agua. Al igual que si se recaliente el agua muchas veces durante mucho tiempo. Se recomienda utilizar la medida adaptada al consumo del momento e ir rellenando según las necesidades.
  • TURBIDEZ: Una alta turbidez, debida a la presencia de partículas en suspensión, puede afectar negativamente la apariencia y el sabor del té.

 


Esta imagen te servirá de referencia con pautas aproximadas de preparación.


¿Qué tipo de agua escoger, grifo o embotellada?

 

Agua embotellada

En cuanto al origen, le corresponde al consumidor ocuparse de averiguar que tipo de calidad de agua tiene cada zona geográfica donde vive, ya que cada área dista mucho de ser homogénea y las calidades cambian entre distintos puntos.

Lo ideal sería agua de manantial, fresca, pero siendo realistas, con nuestro estilo de vida veo difícil el acceso. En el caso de no poder acceder a una información precisa sobre la calidad de tu agua, la garantía para que puedas percibir todas las cualidades de tu hoja, es agua embotellada de baja mineralización, donde el mercado proporciona una gran variedad.

En Okaeri para evitar un impacto medio ambiental utilizamos agua filtrada por ósmosis inversa que mantiene las condiciones deseadas para nuestras preparaciones junto con un sabor delicioso del agua.

Simbología

 

Por otro lado, es interesante no quedarse sólo con los aspectos técnicos, y  avanzar en este viaje un pasito más allá. El agua en muchas culturas, es un símbolo de fluidez, intuición, emociones y renovación. Representa la capacidad de adaptarse a diferentes situaciones, así como la profundidad de nuestras emociones y pensamientos.

En las ceremonias de té, el agua  a través de la limpieza representa el símbolo de pureza. Está en continuo movimiento proporcionando calor y transformación.

En Japón la palabra pureza 清 sei es el tercero de los cuatro principios del té, la pureza está asociada a la belleza interior y la entrega. En Chanoyu, la ceremonia que se realiza con el té matcha, empieza y termina con un proceso de purificación.

Antes de acceder a la sala nos lavamos las manos, nos enjuagamos la boca y nos descalzamos para honrar y presentar nuestros respetos y total agradecimiento por todo lo que recibimos.

Desde hace más de 30 años, cada 22 de marzo se celebra el día mundial del agua, con la intención de concienciar a la población para proteger y cuidar este elemento vital ya que es un recurso natural limitado, que no llega de forma segura a un gran número de personas en distintos países, donde el agua potable no es accesible para todos.

En estos tiempos nuestro desafío, es atender responsablemente este recurso generador de vida.


Imágenes de Ana Lopez @senifoto para Okaeri.